Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


LECCIÓN 13 



REFERENCIAS: MATEO 14:13-21; MARCOS 6:32-44; LUCAS 9:10-17; JUAN 6:1-13; 
EL DESEADO DE TODAS LAS GENTES, PP. 332-338. 

Un niñito comparte 



¿Has estado alguna vez lejos de tu casa a la hora de la comida y sin nada 
para comer? Un día esto le ocurrió a mucha gente. ¡Pero Jesús tenía una 
sorpresa para todos! 




m 




a luz del sol resplandecía sobre el agua mientras un niñito caminaba junto al 
lago. No estaba solo. Muchas personas de lugares lejanos se habían reunido en 
la colina para ver a Jesús. 

El niñito se escurrió entre la gente hasta quedar delante de la multitud. 
Escuchó cuando Jesús empezó a contar acerca del amor de Dios. Vio a Jesús 
sanar a los enfermos. 

¡Estaba tan emocionado que el día se le fue muy rápido! ¡Ni siquiera había pensado en su co- 
mida! Su madre le había preparado la comida con cinco panecillos de cebada y dos 
pequeños pescados, pero ni siquiera los había tocado todavía. 

Ya casi era la hora de la cena. El niñito escuchó cuando los amigos de Jesús le 
dijeron: — ¿No crees que la gente ya debiera regresar a 
sus casas? Es tarde y están con hambre. 

El niñito vio que 
Jesús no quería que 
la gente se fuera 
con hambre. Él 
dijo algo ex- 
traño a los dis- 
cípulos: 

— ¡Denles uste- 
des de comer! 
¡Jesús iba a 
alimen- 
tarlos! 




l/ensíccilo 
pana memonizan: 

"No se olviden... de 

compartir con otros" 

(Hebreos 13:16). 

Mensaje: 

Los amigos de Jesús 

comparten con los 

demás. 





1>*ÍSÍWSH^ 



Los discípulos se miraron confusos. ¡Había mucha gente! Se necesitaría gran cantidad de co- 
mida para alimentarlos a todos. Uno de los discípulos de Jesús, Andrés, sonrió al niñito, y le pre- 
guntó: 

— ¿Qué tienes en tu canasta? 

— Cinco panecillos de cebada y dos pequeños pescados. No es mucho, pero puedo dárselos 
a Jesús. 

Entonces el niñito escuchó que Jesús preguntó a sus discípulos: — ¿Cuánta comida tienen? 
Andrés movió la cabeza. — No tenemos nada. Pero aquí hay un niñito que tiene una merienda 
que está dispuesto a compartir. Cinco panecillos de cebada y dos pequeños pescaditos. Pero esto 
no es suficiente para alimentar a toda esta multitud. 

Jesús sonrió al niño. — ¡Gracias por compartir tu comida! 
Jesús dijo a sus discípulos: — Díganles a todos que se sienten. 

Primero, Jesús oró por los alimentos. Luego, empezó a dar pedazos del pan de cebada y del 
pescado a los discípulos para que los dieran a la gente. Más y más pan y pescado sacaba de la ca- 
nasta del niñito. Más y más personas comían la comida. ¡El niño no podía creer lo que veían sus 
ojos! 

Tomó buen rato alimentar a toda esa gente: 5.000 hombres, sin con- 
tar a las mujeres y los niños. Todos comieron 
hasta quedar completamente satisfechos. 
Cuando terminaron Jesús dijo: 
— Ahora recojan todo lo que 
sobró. 

El niñito miró cuando los 
discípulos recogieron ¡doce 
canastas de comida que había 
sobrado! Era sólo un poco 
de comida para un niñito. 
Pero este niñito quiso 
compartir. Y Jesús fue 
capaz de alimentar toda 
aquella multitud con 
la poca comida por- 
que los amaba. 
¿Qué puedes com- 
partir hoy? 

42 







SÁBADO 

Lea la historia de la lección y use la mímica 
como se indica abajo para repasar el versículo 
para memorizar con su niño cada día de la se- 
mana. 

No se olviden (Mueva la cabeza con un gesto ne- 
gativo.) 
de compartir (Mueva las manos desde el pecho, 

hacia la cintura, haciendo un arco.) 
con otros (Señale a otros.) 

Hebreos 13:16 (Junte las palmas y luego ábralas 
como si juera un libro para leer .) 
Ayude a su niño a contar montones de diez 
objetos, como frijoles. Diga: Jesús utilizó la me- 
rienda de un niñito para alimentar a mucha más 
gente que esta. 

DOMINGO 

Deje que su niño comparta su alimento favo- 
rito o la "bolsa para compartir" que hizo en la 
Escuela Sabática. Recuérdele que los miembros de 
la familia de Dios comparten lo que tienen con 
otros. Canten un canto sobre compartir antes de 
orar juntos. 

LUNES 

Deje que su niño le ayude a 
recolectar alimentos no perecede- ¿ 
ros de su despensa para rega- 
larlos a un albergue local, o a 
cualquier centro de servicios 
comunitarios. Traten de en- 
tregarlos hoy mismo. 
Agradezcan a Jesús por la co- 
mida que su familia disfruta. 






MARTES 

Lea a su niño Juan 6:1 al 13, déjelo sostener la 
Biblia mientras usted le señala cada versículo 
mientras los lee. Pregunte: ¿Qué clase de comida 
compartió el niñito? ¿Dónde la consiguió? 

Deje que su niño haga un emparedado para 
compartir con usted. Agradezcan 
a Jesús por tener cosas para 
compartir. 

MIÉRCOLES 

Que su niño le 
cuente la historia usando 
movimientos con ciertas pala- 
bras. Por ejemplo: Jesús (señale hacia arriba); 
hambre (frótese la panza). 

Haga planes para invitar a alguien a la cena 
del viernes. Que su niño (a) decida la ensalada o 
postre para la cena. 

JUEVES 

Hable con su niño de la importancia de comer 
alimentos saludables. Preparen juntos algún ali- 
mento saludable, por ejemplo, algún panecillo o 
postre. Guarde alguno para la cena del viernes. 
Agradezca a Jesús por los alimentos buenos y sa- 
ludables que ayudan a su niño a crecer. 

VIERNES 

Deje que su niño ayude a preparar la cena y 
que sirva la comida. 

Para el culto, dramatice la historia de la lec- 
ción. Con su niño enseñen a sus huéspedes el 
versículo para memorizar. 

Canten "Compartiendo" (Alabanzas infantiles, 
n° 110), luego agradezcan a Jesús por los amigos 



43